Cuando los niños hacen preguntas sobre la sexualidad adulta o han presenciado, accidentalmente, alguna actividad sexual de los padres nos preguntamos bastante angustiados ¿qué responder? ¿cómo actuar?

A continuación transcribo una consulta hecha al respecto y su respuesta, la cual nos orientará y se puede aplicar, en general, al tema de cómo encarar el tema de la sexualidad con los niños, siempre teniendo en cuenta la edad y etapa evolutiva que el niño o niña estén atravesando.

Consulta

Mi hija de 4 años me ha visto teniendo sexo oral con mi pareja. Los dos le explicamos que eso lo hace la gente cuando es grande y se quiere mucho. Ella quedó conforme con la respuesta y no he visto ningún cambio en su actitud ni forma de ser, tanto respecto a mí como a mi pareja. Pero sí me tiene MUY preocupada.

Respuesta

Lo principal es que, como tú señalas, la niña ha quedado conforme con la respuesta y no ha manifestado ningún cambio de conducta.

Cuando un niño se queda conforme con lo respondido no hay que ir más allá. Lo preguntado era lo que necesitaba saber en ese momento y punto; por eso se muestran conformes puesto que su curiosidad puntual ha sido satisfecha, hasta la próxima… Uno como adulto requiere de más explicaciones y puede, equivocadamente, proyectar esa necesidad en los niños y dar más detalles que por el momento son innecesarios para ellos.

Lo que te recomiendo mucho es que no te preocupes y, sobre todo, que no vivas lo ocurrido con angustia, pues esto sí lo percibe la niña y puede asociarlo con lo que ha presenciado. Puede sentir que lo que ha visto es algo que provoca angustia, esto sí podría perjudicar en el futuro su vivencia de la sexualidad (aún latente a su edad pero ya presente) y sentirlo como algo traumático. Así que tú no te hagas ningún problema puesto que la niña no se lo hace, y es lo que realmente importa.

Continúa observándola a ver si manifiesta algún cambio de conducta significativo.

Se han omitido nombres y referencia geográfica para respetar el secreto profesional